Parque Regional del curso medio del río Guadarrama y su entorno

Parque Regional del Curso Medio del río Guadarrama y su entorno

En la zona oeste de la Comunidad de Madrid encontramos este espacio natural de gran diversidad ambiental. Desde la base de la sierra madrileña hasta la campiña de la depresión del Tajo, siguiendo el curso de los ríos Guadarrama y Aulencia, presenta en su territorio tres paisajes principales: el bosque mediterráneo, el bosque de ribera y los cultivos o eriales

El Parque Regional del Curso Medio del río Guadarrama y su entorno es un espacio natural protegido de la Comunidad de Madrid (España), situado en la zona oeste de la región. Se extiende desde el término municipal de Galapagar (a la altura del embalse de Las Nieves) hasta el de Batres, en el límite con la provincia de Toledo.

Se configura como una larga y estrecha franja, alrededor de las riberas del río Guadarrama, de unos 50 km de longitud, siguiendo un eje Norte-Sur. En su parte septentrional la franja se amplía para integrar parte del curso del río Aulencia, principal afluente del Guadarrama.

El Parque Regional protege aproximadamente el 38% del curso del Guadarrama, cuya longitud total es de 131,8 km. La presión demográfica, derivada de la existencia de numerosas urbanizaciones en las inmediaciones, algunas al borde mismo del cauce del río, constituye la principal amenaza de este espacio natural protegido.

¿Quieres saber más?

ZONIFICACIÓN

La superficie del Parque Regional se clasifica según su grado de protección en tres zonas:

1. Zonas de máxima protección: son las de mayor interés y valor ecológico. El objetivo es conservar los recursos naturales, culturales y el mantenimiento de los procesos ecológicos para evitar su degradación. Incluye:

  • Sotos y vegas de los ríos Guadarrama y Aulencia.
  • Encinares de la rampa de la sierra.
  • Encinares sobre la Campiña detrítica.
  • Masas mixtas de encinas y pinos sobre la Campiña detrítica.

2. Zonas de protección y mejora: se corresponden con los terrenos que han sufrido una profunda transformación debida a los tradicionales procesos de aprovechamiento agropecuario y forestal. En estas zonas es fundamental la conservación y recuperación del ecosistema. Se incluyen:

  • Masas mixtas de encina y pino sobre la Rampa de la Sierra.
  • Etapas de sustitución de encinar sobre la Rampa serrana
  • Etapas de sustitución de encinar sobre la Campiña detrítica.

3. Zonas de mantenimiento de la actividad: se caracterizan por su actividad agrícola, la cual, se centra principalmente en los cultivos de secano. También comprende los terrenos con repoblaciones de pinos. Están incluidos:

  • Pinares de repoblación sobre la Campiña detrítica.
  • Cultivos de secano sobre la Campiña detrítica.

Para más información consulta nuestro Visor de cartografía ambiental.

GEOLOGÍA Y GEOMORFOLOGÍA

La Geología del Parque se puede desglosar, a groso modo, en tres grandes unidades:

  • Zona montañosa comprendida por la Sierra de Guadarrama,
  • Zona de transición conocida como Rampa de la Sierra,
  • Zona hundida denominada Cuenca del Tajo.

Corte geológico Parque Regional del curso medio del río Guadarrama y su entorno

Fuente de la Imagen: Mapa Geológico E: 1: 50.000 procedente de la Serie MAGNA del IGME

 

En este corte geológico se observan las tres unidades. La formación de dichas unidades está relacionada con la presencia de una gran fractura conocida como Falla Sur.

La Sierra de Guadarrama se encuentra situada entre las provincias de Madrid, Segovia y Ávila. Está formada por una cadena de montañas con orientación noreste-suroeste y tiene una longitud de unos 80 kilómetros.

Se encuentra formando parte de una unidad montañosa mayor como es el Sistema Central. Este, a su vez, divide la Meseta Central Ibérica en dos submesetas, constituyendo un límite para las cuencas hidrográficas de los ríos Tajo y Duero.

La geomorfología de este espacio natural, viene condicionada por las unidades geológicas anteriormente descritas. Así pues, desde la falla hacia el norte predomina el paisaje de bolos graníticos, mientras que hacia el sur dominan las formas y depósitos originados por las corrientes fluviales sobre los materiales sedimentarios, es decir, principalmente cárcavas, barrancos, terrazas y llanuras.

 

Origen y evolución geológica

Era Primaria (Paleozoico): Tiene lugar la Orogenia Hercínica. La colisión de dos grandes masas continentales genera una extensa cordillera conocida como Macizo Hercínico. De este contexto datan las primeras rocas que formarán la Sierra de Guadarrama. Nos referimos principalmente a granitos y gneises.

Era Secundaria (Mesozoico): La enorme cordillera montañosa sufre fuertes procesos erosivos, quedando arrasada. Esto, sumado a la continua subida y bajada del nivel de las aguas oceánicas, provoca que las rocas dominantes en este periodo sean sedimentarias (principalmente calizas, margas y areniscas).

Era Terciaria (Cenozoico): Se produce una nueva Orogenia denominada Alpina. El choque de África con la Península Ibérica "arruga" la corteza continental formando el Sistema Central, naciendo así la Sierra de Guadarrama. La posterior fragmentación en bloques de la Sierra, el nacimiento de la red hidrográfica actual y la erosión, empiezan a configurar los paisajes serranos y sus alrededores.

Era Cuaternaria: Se establece una glaciación en el Hemisferio Norte. En la actualidad aún quedan vestigios de los glaciares en la Sierra de Guadarrama.

Hace 8.000 años se estableció el último periodo interglaciar, subieron las temperaturas y los hielos se retiraron hasta los casquetes polares. Este deshielo ayudó a consolidar la red de ríos de la Sierra de Guadarrama. La fuerza del agua generó valles y terrazas, dando lugar a la morfología actual del paisaje.

HIDROGRAFÍA

El río Guadarrama nace en la sierra madrileña del mismo nombre, recogiendo las aguas que bajan desde el Puerto de la Fuenfría, Cerro Ventoso y Siete Picos, por los arroyos de la Vega y Navalmedio.

Desde su nacimiento hasta que tributa sus aguas al río Tajo, ya en la provincia de Toledo, el río describe un largo recorrido de norte a sur. Su principal afluente es el Aulencia.

En su curso se distinguen tres tramos bien diferenciados:

Perfil del río Guadarrama en el Parque Regional del curso medio del río Guadarrama y su entorno

  • El tramo alto o serrano: Se caracteriza por el fuerte desnivel que salvan sus aguas. Posee un fuerte poder erosivo que se manifiesta en los estrechos valles que modela.
  • El tramo medio: Discurre por el pie de monte, presentando un menor desnivel, lo que ocasiona una menor velocidad de sus aguas y por lo tanto un menor poder erosivo.
  • El tramo bajo: Atraviesa la llanura sedimentaria. Como la pendiente es escasa, el río fluye con lentitud, produciéndose la sedimentación de los materiales erosionados en los tramos superiores.

CLIMATOLOGÍA

La climatología existente para el área del Parque Regional se encuentra dentro de unas condiciones climáticas generales propias del clima mediterráneo continental. Los principales parámetros climáticos de interés para la zona son:

- Temperaturas medias anuales en torno a los 12 - 14 ºC.
- Pluviosidad media anual que oscila entre los 637 mm de la zona norte y los 420 mm de las zonas centro-sur.
- Vientos dominantes del suroeste.

EDAFOLOGÍA

Los principales tipos de suelo presentes en el Parque Regional son:

a) SUELOS MINERALES CONDICIONADOS POR LA TOPOGRAFÍA: se sitúan en las rampas o laderas de las montañas y valles, y sufren procesos de rejuvenecimiento y/o de limitada evolución. En este caso, encontramos:

  • Regosoles dístricos: suelo muy abundante en el Parque Regional. Se originan por la denudación de la Sierra y posterior deposición en la Rampa y las campiñas durante el Mioceno y son el material original a partir del cual se forman los suelos, son sueltos no consolidados y con textura gruesa. La vocación de estos suelos es fundamentalmente agrícola o forestal.
  • Leptosoles úmbricos: suelos situados en la parte Norte del Parque Regional. Presentan texturas gruesas propias del material de partida y se encuentran asociadas a otros tipos de suelos como: leptosoles líticos o cambisoles. La vocación de estos suelos es claramente forestal y presentan un fragilidad alta frente a fenómenos erosivos por su disposición en pendiente.
  • Fluvisoles eútricos: suelos poco evolucionados a partir de materiales aluviales. Estos suelos se distribuyen en el fondo del valle por donde discurre el río y en sus terrazas fluviales, presentan una clara vocación agronómica y son el sustento para los restos de bosques de galería con alto valor ambiental en el territorio. Estos suelos se asocian a otros según se asciende a las sucesivas terrazas de las vertientes del río.

b) SUELOS MINERALES CONDICIONADOS POR EL TIEMPO DE EVOLUCIÓN: son fundamentalmente minerales pero presentan mayor grado de evolución que los anteriores.

  • Cambisoles eútricos: son los suelos característicos de las campiñas, preferentemente de los bosques que todavía quedan por el Parque Regional y están bien representados por todo el territorio. El material de partida son las arcosas de Madrid y tienen una clara vocación cerealista y/o forestal.

c) SUELOS MINERALES CONDICIONADOS POR LA CLIMATOLOGÍA: presentan un horizonte árgico, horizonte de enriquecimiento en fracción arcilla. Se distinguen dos tipos de unidades:

  • Luvisoles: de dos tipos, los gleycos que presentan problemas de hidromorfía, (reducción de los óxidos de hierro debido a la atmósfera anaerobia del suelo) y están asociados a los fluvisoles en el río; y los luvisoles háplicos que se localizan en zonas planas de la campiña, asociados a cambisoles y regosoles. La vocación de estos suelos es claramente agrícola, habiéndose utilizado desde tiempos remotos por el hombre.
  • Alisoles háplicos: localizados en la zona Norte del Parque Regional, asociados a cambisoles. La vocación de esta unidad es forestal, siendo el soporte para las mejores manchas de encinar que se conservan en el territorio.

PAISAJE

El Parque Regional está constituido por tres paisajes dominantes de gran diversidad y valor ecológico: el bosque mediterráneo, el bosque de ribera y los cultivos y eriales.

El bosque mediterráneo está constituido fundamentalmente por encinares en sus distintas etapas de sucesión, acompañado en gran parte de las ocasiones por pino piñonero producto de antiguas repoblaciones, que algunas veces llega a formar masas monoespecíficas. Los encinares aparecen sobre todo en la zona Norte, en la Rampa de la Sierra, donde el relieve es más abrupto, dominan los materiales graníticos y los suelos son de peor calidad, aunque no son exclusivos del Norte, sino que también puede observarse en áreas del Sur donde el relieve es más suave y los materiales son detríticos.

A medida que nos desplazamos hacia el Sur del Parque, se aprecia una tendencia al aumento de los cultivos, representados principalmente por el cereal. Puede decirse que en el centro y Sur del Parque existe una codominancia entre los cultivos y las zonas con vegetación, más o menos, natural, ligados los primeros a las zonas más llanas, mientras que el resto aparece en barrancos, arroyos, áreas más inaccesibles, etc. En esta última época han sido abandonadas numerosas áreas de cultivo, por lo que aparecen aún más zonas de erial a pastos con matorral.

El cereal es el cultivo por excelencia en el Parque Regional, en el que se aprecian unas tonalidades y contrastes cromáticos diferentes al resto de las superficies arboladas y/o cultivadas. La distribución espacial de las parcelas de cultivo en el territorio confiere al mismo un aspecto heterogéneo.

El eje que constituye la vegetación de ribera, asociada a los principales cursos de agua, imprime al paisaje un carácter propio. El arbolado asociado a los cauces constituye, en ocasiones, una barrera visual que impide que las dos márgenes estén conectadas visualmente.

La superficie urbana, aunque ausente del área del Parque Regional, constituye un claro condicionador del paisaje de este territorio.

DETERMINACIÓN DE LAS UNIDADES DE PAISAJE

Si profundizamos un poco más en los tres paisajes dominantes del Parque que acabamos de ver podemos establecer 9 subgrupos de unidades paisajísticas, íntimamente ligados al tipo de geomorfología, vegetación y usos del suelo que presentan. Estos subgrupos se corresponden, a grandes rasgos, con los siguientes territorios:

  • Masas mixtas de encina y pino sobre la rampa de la sierra.
  • Encinares o sus primeras etapas de sustitución sobre la rampa de la sierra.
  • Masas mixtas de encina y pino sobre la campiña detrítica.
  • Encinares o sus primeras etapas de sustitución sobre la campiña detrítica.
  • Pinares sobre la campiña detrítica.
  • Cultivos de secano sobre la campiña detrítica.
  • Mosaico de cultivos y retamares sobre la campiña detrítica.
  • Riberas y vegetación asociada.
  • Otros (desguaces, graveras, vertederos, etc.).