Piedras haciendo deporte

Gimnasios tras la COVID-19: ponerse en forma con garantías

Durante la nueva normalidad, los gimnasios de la Comunidad de Madrid deben respetar unas medidas higiénicas, de distanciamiento y aforo que se deben cumplir.

En este sentido, la vuelta a los gimnasios y los centros deportivos públicos y privados, que tuvieron que parar su actividad durante la pandemia, está siendo escalonada.

A las medidas higiénicas y sanitarias que deben cumplir estos establecimientos, se unen ahora otras medidas de aforo y distancia social, que tienen como objetivo evitar la propagación del virus. En este siguiente reportaje explicamos las más relevantes y recordamos los derechos que como consumidores, tienen en estos establecimientos.

 

Condiciones para practicar deporte en centros deportivos de interior

 

En primer lugar, en lo que respecta a los aforos y horarios de los centros deportivos, se debe distinguir entre las áreas sanitarias de la Comunidad de Madrid en las que se han establecido medidas específicas temporales y excepcionales por razón de salud pública para la contención la COVID-19 y el resto de zonas no afectadas por estas restricciones.

En lo que respecta a los aforos y horarios, se debe tener en cuenta lo que en cada momento haya establecido la Comunidad de Madrid, según la evolución de la pandemia.

En los centros deportivos de la Comunidad de Madrid, gimnasios o polideportivos, se podrá realizar actividad físico-deportiva de interior de forma individual o en grupos, siempre que no se supere el 50% del aforo máximo permitido de la instalación.

En el caso de la práctica deportiva en grupos, estos deberán distribuirse en subgrupos dentro del espacio en que dicha práctica se realice. Estos subgrupos contarán con un máximo de 6 personas, todos ellos sin contacto físico, debiendo garantizarse una distancia de, al menos, 3 metros lineales entre cada subgrupo.

En cuanto a las medidas de higiene, las instalaciones se deben mantener limpias, desinfectadas y bien ventiladas en todo momento, especialmente en lo que se refiere a aseos (que deberán limpiarse al menos 6 veces al día), vestuarios y zonas de actividad deportiva, estableciendo ciclos periódicos de limpieza, especialmente antes del inicio y al final de cada actividad.

Será obligatorio el uso de la mascarilla en cualquier tipo de actividad física en interior salvo donde se realice la actividad limitada por mamparas individuales. ​

Se deberán inhabilitar las fuentes de agua y promover el uso de botellas individuales. Se recomienda en la medida de lo posible, no utilizar los secadores de pelo y manos, para evitar contacto. Se deben mantener abiertas siempre que sea posible las puertas de acceso a los espacios deportivos.

También, se debe hacer especial hincapié en la limpieza y desinfección de las zonas comunes de alto contacto como los mostradores, las máquinas, el material de entrenamiento o las barandillas. De esta manera, se deberá limpiar y desinfectar el material compartido después de cada uso.

En el caso de que se puedan utilizar aseos o vestuarios, el aforo máximo en cada uno de ellos será el que garantice la distancia de 1,5 metros entre los usuarios. Ocurrirá los mismo, cuando las instalaciones cuenten con un ascensor para el uso de los deportistas. Las duchas deberán ser individualizadas y con una mampara de separación o, en caso de no ser posible, se deberá limitar el uso únicamente a las cabinas de ducha individuales.

Se podrá reanudar la actividad deportiva de deportes de contacto y de combate al aire libre con uso obligatorio de mascarilla, salvo en aquellos casos que se encuentre exceptuada su utilización.

Derechos de los usuarios cuando visiten un gimnasio

 

Además de estas excepcionales medidas de higiene y distancia social, los usuarios de los gimnasios tienen unos derechos como consumidores cuando contratan con un gimnasio o practican alguna actividad en ellos. En este sentido, recuerde que:

  • Es conveniente leer con detenimiento las condiciones generales del contrato antes de firmarlo y comprobar que no existe ninguna cláusula que pueda considerarse abusiva como por ejemplo las que contemplen subidas de precio, cambio de horario o supresión de actividades de forma unilateral por el gimnasio y sin previo aviso.
  • Antes de firmar el contrato, infórmese de cómo y en qué momento es posible darse de baja. Preste atención también a la forma de pago y valore la conveniencia de elegir pagos mensuales frente a pagos por anticipado (abonos trimestrales, anuales) ante un posible cierre del centro sin previo aviso.
  • Exija una copia de la factura por el pago de los servicios que ha contratado o una copia del tique de compra de los productos que ha adquirido dentro del gimnasio.
  • Es conveniente informarse bien sobre cómo funciona la cuota de permanencia que muchos gimnasios incluyen como requerimiento para beneficiarse de unos precios más bajos. En este sentido, el contrato deberá indicar claramente cuál es dicha cuota y la penalización por incumplirla.
  • Solicite a los responsables del gimnasio que le realicen un examen médico previo para conocer en qué condiciones físicas y estado de forma se encuentra y preparar una tabla de ejercicios acorde a dicha condición.
  • Recuerde que, durante el estado de alarma y parte del estado de nueva normalidad, estos establecimientos han permanecido cerrados al público, es por ello, que se estableció un mecanismo para la devolución de las cuotas no prestadas durante los meses de confinamiento. Ahora con ellos abiertos, si no lo ha hecho ya, exija una compensación a la parte proporcional de los servicios abonados y no disfrutados o la devolución de ese importe.

 

Reclamaciones

 

En caso de no estar conforme con alguno de los servicios contratados puede presentar una reclamación en la Dirección General de Comercio y Consumo a través de Internet, por la sede electrónica de la Comunidad de Madrid.