La Comunidad de Madrid denuncia que la lentitud del Gobierno central en la asignación de los fondos europeos retrasa su llegada a las empresas

https://edicion.comunidad.madrid/sites/all/themes/drpl/logo.pngComunidad de Madrid
AMM545

La Comunidad de Madrid ha denunciado hoy que la lentitud e ineficiencia del Gobierno central en la asignación de los fondos europeos está retrasando su llegada a las empresas y los autónomos, sus destinatarios finales y quienes con su actividad reactivarán la economía y crearán puestos de trabajo.

https://edicion.comunidad.madrid/sites/default/files/javier_fernandez-lasquetty_economia_fondos_europeos_1.jpg40323024 El consejero Javier Fernández-Lasquetty interviene desde el atril en el foro sobre los fondos
13 junio 2022

Así lo ha expresado el consejero de Economía, Hacienda y Empleo, Javier Fernández-Lasquetty, durante su discurso en la inauguración del Foro Next Gen EU, donde ha señalado que el mayor ejemplo se da en la gestión de los PERTE (Proyectos Estratégicos para la Recuperación y Transformación Económica).  En este caso, a pesar de estar todos aprobados, hasta el mes de abril solo se han sacado a convocatoria pública poco más de 4.000 millones de euros de los 30.000 previstos, un 13,5% del total, y de estos la mayoría están aún sin resolver.

En este contexto, Fernández-Lasquetty ha asegurado que Madrid continuará reclamando un cambio de rumbo para asignación de los fondos, al tiempo que se acelere la gestión de aquellos que le son concedidos. En este sentido, ha constatado que “a pesar de haber empezado a recibirlos a finales del año pasado, la Comunidad de Madrid ya está tramitando 218 convocatorias por un valor superior a los 425 millones de euros, un 47% del total presupuestado”.

El titular de Economía y Hacienda del Ejecutivo regional ha recordado la necesidad de que se aprueben estímulos fiscales dirigidos a familias y empresas, además de reclamar que se cuente con las comunidades autónomas para el establecimiento de las prioridades de inversión.

De esta forma, se podría aumentar el grado de ejecución que apenas está en el 7,1% del gasto planificado para 2021, según informes de diferentes organismos. Asimismo, serviría para incrementar el impacto de los fondos en la economía nacional que, según la estimación del Banco de España, sería en estos momentos de alrededor del 0,3% del PIB, un resultado muy modesto comparado con el 1% previsto en un principio.