Prorrogamos dos convenios que ofrecen apoyo socioeducativo a menores vulnerables

https://edicion.comunidad.madrid/sites/all/themes/drpl/logo.pngComunidad de Madrid
RPP51

El Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid ha prorrogado, en su reunión de esta semana, los convenios con las asociaciones El Fanal y Barró para desarrollar programas de prevención y atención a la infancia y adolescencia vulnerable en la Cañada Real Galiana y El Gallinero. El importe conjunto de ambos acuerdos, que ofrecen 162 plazas en distintos proyectos, es de 310.026 euros, y su plazo de ejecución se extenderá a lo largo del próximo año.

https://edicion.comunidad.madrid/sites/default/files/img/instalaciones/aula-con-sillas.jpg19191440 Aula vacía llena de sillas con apoyabrazos
12 diciembre 2021

El Fanal atiende a niños y adolescentes hasta los 17 años y a sus familias que se encuentran en situación de desventaja y dificultad social. La intervención trata de compensarla con un proyecto socioeducativo que alcanza al menor y a su entorno. Su ámbito de actuación es el sector 6 de la Cañada Real Galiana, en Valdemingómez, donde ofrece un espacio de formación y ocio saludable y trabaja sobre las necesidades sociales, educativas y académicas de los menores, mejorando su integración social.

El coste del programa para la Comunidad de Madrid en 2022 es de 227.661 euros y ofrece dos servicios diferenciados, uno de prevención y atención a familias, infancia y adolescencia, con 81 plazas, y otro de ludoteca y parentalidad positiva con 36. El primero incluye actuaciones de apoyo escolar, de ocio y tiempo libre, de apoyo familiar y de educación en valores, mientras que la ludoteca propone actividades de estimulación temprana en bebés de 0 a 3 años, actividades de educación maternal y escuela de familias.

Por su parte, la Asociación Barró trabaja en zonas de El Gallinero y la Cañada Real Galiana, en las que ofrece un espacio preventivo de formación y ocio saludable que mejora la integración social y evita situaciones de alto riesgo para los menores, con el objetivo de prevenir posteriores medidas de protección.

Con los 82.365 euros que recibe, esta entidad impulsa el programa de prevención y atención a la infancia y adolescencia, con 45 plazas, y un servicio de mediación social e intercultural con profesionales que actúan como referentes positivos ante las familias de etnia gitana y favorecen la atención escolar y el progreso académico de los menores. En lo que va de año, ambas asociaciones han atendido a 214 menores y 131 familias gracias a estos convenios.